Un lugar de encuentro para los fanáticos de las hamburguesas

La hamburguesa. Ese pequeño pedazo de pecado carnal, cúspide de la gastronomía estadounidense, súmmum de la guarrindongada más selecta. Una de nuestras debilidades, a la que le permitimos pringarnos los dedos y desmoronarse a cada bocado, nos congrega cada mes en una jugosa iniciativa abierta a todos que recorre variopintos locales en busca de la burger perfecta. ¿No la conoces aún?

 

God save the burger

Las hamburguesa, nacida de los placeres gastronómicos más bajos, básicos y rápidos, se ha convertido en todo un icono. A veces para bien, a veces para mal; la burger encarna el sueño americano en sí mismo, la posibilidad de ser el plato estrella tanto en el garito del barrio como en el salón principal de un gran restaurante.

 

Ella siempre va bien. Acompañada o no, siempre da el callo. Lo mismo para cenar que para desayunar, los restaurantes de comida rápida la sirven tanto para calmar la hambruna después de una noche de fiesta como para aperitivo antes de una sesión de cine con sus palomitas incluidas. Y da igual si eres carnívoro confeso o estricto vegetariano… hay una para ti. Con lechuga o pepinillo, tomate o cebolla, huevo o bacon, ketchup o mayonesa… o con todo eso y más, hay una para ti.

burger

Nosotros, que somos de jamarla a mediodía, con su “pan-pan”, acompañada de cuantas más cosas mejor, flanqueada por patatas fritas y birra; tenemos que confesar que la hemos degustado a cualquier hora del día o la noche, entre pan de molde, al más puro estilo “viuda” y con un vaso de agua para pasarla. Y el resultado, como cada cosa tiene su momento y su lugar, siempre ha sido perfecto. Por eso tenemos el placer de tomar parte, cuando el dichoso calendario lo permite, de la gloriosa iniciativa BurgerRoute: un evento mensual que se organiza a través de su página de Facebook, al que podéis uniros para participar en las siguientes rutas, que se deciden con la colaboración de todos y se anuncian una semana antes de su celebración.

 

BurgerRoute estilo bilbaíno

No somos Nueva York ni Los Ángeles. Tampoco damos nombre a hamburguesas famosas como los holandeses o los alemanes. Pero no tenemos que envidiarles a ninguno de ellos. En realidad en nada, pero por supuesto en esto tampoco: Bilbao es la capital del mundo, es la capital de la hamburguesa y es la sede oficial de BurgerRoute.

burgerroute

La iniciativa, surgida por y para amantes del plato, ha cumplido este mes su 30ª edición. Una treintena de quedadas en torno a una mesa en distintas mecas del hamburguesismo botxero (y el fino arte del postre) en las que hemos disfrutado de buena mesa y agradables charlas sobre emprendimiento, gastronomía, marketing, comunicación y otras muchas cuestiones con las que hemos aprendido muchísimo.

 

Porque BurgerRute es mucho más que buscar la hamburguesa ideal de nuestro entorno y compartir críticas sobre el manjar. Porque a veces te acostumbras demasiado al pan – carne – queso – lechuga, y es bueno meterle un poco de mostaza a tu rutina. Te sientes cómodo agarrando tu pan redondo para que nada se salga de dentro, pero así nunca sabrás si te viene mejor el cuadrado. En ocasiones el dulce sabor del tomate es perfecto, pero hay otras que hay que cambiarlo por piperrada para ponerse las pilas. Y las patatas fritas siempre parecen ser la compañía ideal, pero resulta que también hay buenos momentos para los aros de cebolla.

 

Después de todo este tiempo, nos hemos convertido en auténticos expertos hamburgueseros en la zona, habiendo visitado ya templos como El Viejo Roble, Doce de Ajuriaguerra, La Florinda, Crazy Horse, Yamike, Asador Morán, Hatari, Burger Lisboa La Mutua o Kikarea.

 

¿Lo mejor de lo mejor?

¿Cuál es la mejor hamburguesa? Para gustos los colores, porque a cada uno le va la suya propia, la del bar de toda la vida o aquella que comió en no sé qué callejón de quién sabe qué ciudad americana. Y aunque tenemos nuestras leyes inamovibles de qué necesita el bocado burgerroutero perfecto, sería imposible ponernos de acuerdo por muchas experiencias que hayamos visto (y probado).

hamburguesa

Pero sí sabemos qué es lo mejor de esta culinaria iniciativa. Como casi todo lo que merece la pena, la hamburguesa es mejor compartida. ¡Ojo! Compartida al estilo Joey de Friends, que cada uno tiene su plato… pero compartida en buena compañía. Por eso, si te gustan las hamburguesas y la buena compañía, si quieres debatir sobre su preparación y matices… o de todo lo que pasa alrededor mientras la degustamos, no te pierdas el siguiente evento. Te vas a enganchar como te enganchaste a este sándwich inventado en el siglo XIX.

Cómo será el Facebook que viene

Quizá en un primer momento, Mark Zuckerberg no lo tenía muy claro… pero ya hace mucho de aquello. La historia que conocemos de Facebook, como todas las grandes historias, mezclan realidad y ficción, hechos y supuestos. En cualquier caso, su creador creía saber muy bien lo que estaba haciendo pero realmente no lo sabía y ni de lejos podía imaginar en qué se convertiría su obra.

Lo cierto es que tampoco tardó mucho en darse cuenta y desde entonces lo tuvo clarísimo. Facebook no era una red social, no era una web, no era una agenda de contactos. La empresa del “Me Gusta”  no quería ser comparada con MySpace (algo que según las malas lenguas le enfurecía), ni mucho menos con Friendster. Mark Zuckerberg quería que su empresa fuese un líder tecnológico global. Quería compararse, batirse y competir con Google, con Apple o con Microsoft.

Mark Zuckerberg

Y ahí está la clave de todo. MySpace quería crear contenido, Facebook tecnología… y en 2008 le arrebató el liderato de las redes sociales. No se sabe si para siempre (el nuevo MySpace tiene muy buena pinta pero, ¿lo ha usado alguien?) porque otras vendrán… pero la empresa de Menlo Park se está cubriendo muy bien.

La vida es móvil y móvil es… ahora Facebook

El mundo de la tecnología ha sucumbido a la enésima revolución y esta vez la ha cambiado para siempre. La movilidad vive una nueva etapa dorada desde que surgieron los smartphones (¿o fue el walkman avanzado llamado iPod el causante de todo?) y ahora todos los trastos siguen esa estela: tablets, Google Glass, smart watches… de la que Facebook no se ha despegado en ningún momento.

Tenemos el ejemplo más reciente de la compra de WhatsApp, la aplicación de mensajería instantánea más utilizada del mundo (ojo que ahora quieren hacer llamadas también), pero todavía está calentita la adquisición de Instagram: un movimiento 100% mobile. Y no es el único paso dado por los directivos de la compañía.

mobile

La revolución móvil ha sido una obsesión para la cúpula de este gigante tecnológico; a la par que se estudiaban operaciones de compra en esa dirección se han ido mejorando las apps clásicas y sacando nuevas utilidades como Facebook Messenger o Paper.

En cualquier caso, el core business sigue en el corazón. La empresa surgió de una red social y a día de hoy sigue siendo algo que le define: cada paso que da es uno más por la conexión entre personas… y empresas.

Los cambios del nuevo Facebook

Hablar del “nuevo Facebook” puede sonar a broma porque se renueva casi de forma continuada. Para cuando te acostumbras a algo, te lo cambian. Y es que a la obsesión móvil hay que sumar la de la innovación, algo que buscan continuamente. El cambio más importante de los últimos tiempos ha sido el del algoritmo, pero progresivamente se está dando una mayor relevancia al uso profesional de la red social.

El cambio más notorio se ha dado con las nuevas estadísticas, mucho más completas y mejor estructuradas con las que se puede gestionar una Fan Page sin necesidad de herramientas complementarias. También se ha incluido un pequeño widget espía de competencia llamado Pages to watch, con el que podemos ver cómo le va a otras empresas con comparativas semanales de fans. Y para quienes nos dedicamos a esto, el cambio que llevábamos largo tiempo esperando: el nuevo Activity Log, en el que además de revisar las publicaciones programadas como antes, se puede cambiar la fecha, editar el contenido, publicar directamente o borrar (que anteriormente era la única posibilidad ante un error). Además, en los casos con varios administradores, la página da información sobre el responsable de cada post, de modo que no podrás volver a escaquearte 😉

Cómo sacar partido a las nuevas estadísticas de Facebook

Las estadísticas han sido siempre fundamentales. No sólo nos dicen cómo funciona nuestra estrategia, sino que nos muestran pistas para mejorar, como pueden ser los datos de Engagement. En ellos la herramienta nos hace el trabajo sucio mostrando las interacciones que provoca cada post. Así, podemos centrar nuestros esfuerzos en las cosas que mejor funcionan, teniendo en cuenta el número de Likes, para así aprovechar el impacto al máximo. Con un análisis exhaustivo de estos números podemos establecer patrones sobre temáticas, horarios de publicación o tipos de contenido que mejor funciona para impulsar el valor de nuestra comunidad.

Posts

Otra parte fundamental de las estadísticas que nos dan sobre nuestra Fan Page está en la sección dedicada al Alcance. En ella tenemos el histórico de reacciones de los usuarios por día y post, cruzado con el propio alcance; es decir, cuánta gente ha visto el contenido. Lo que Facebook llama Reach nos sirve para saber cómo se mueven nuestros contenidos gracias al momento en el que aparece, los comentarios de la gente, los Me Gusta y sobre todo las veces que alguien pulsa Share para compartir con sus “amigos” nuestro post.

reach

La última pata fundamental de las estadísticas está en People, los números relativos a la gente que está en tu página. Saber quién verá y comentará lo que cuentas es una información valiosísima a la hora de usar un tono adecuado, la forma de comunicar, los horarios con mayor público y por supuesto los tipos de post. La información demográfica que aporta esta tab es de gran ayuda para establecer tus objetivos.

Con la cantidad de cambios que realiza la plataforma, en realidad no sabemos cómo será el Facebook que viene… pero seguro que tendrá un uso más profesional y por supuesto sera cada vez más móvil.