Conseguir que Twitter sea útil evitando malas prácticas...

Empezar a trabajar con una red social debe ser una decisión muy meditada. Es necesario pensar dónde, por qué y para qué antes de “abrir un perfil”. Después viene la estrategia, palabra muy manida pero no por ello irrelevante: saber cómo vamos a (intentar) conseguir lo que (creemos) queremos conseguir es fundamental. Una vez dentro, al principio, podemos encontrarnos un panorama desolador, porque si algo puede salir mal… saldrá mal. El objetivo debe permanecer inamovible, de ahí la importancia de elegirlo bien, conforme a necesidades y recursos; aunque siempre teniendo en cuenta que una buena parte del éxito de nuestros planteamientos en Social Media dependerá de saber pivotar, de contar con posibles fallos o cambios de perspectiva que nos va a dar el día a día. Pero somos débiles, somos humanos… y como tal seremos tentados. Es posible que nos ciegue la visión de tener miles de seguidores o que cada mañana nos metamos en Twitter y comprobemos que no hay nadie ahí. Lo que algunos llaman el “efecto discoteca vacía“, que puede desembocar en una pequeña obsesión por conseguir seguidores o “Me Gusta”; o peor aún, puede hacernos perder el foco y probar miles de “soluciones” como si fuésemos un escritor sin recursos delante de una página en blanco.   Probando el #FollowBack Es posible que hayáis visto el hashtag...

¿Cómo gestiono las redes sociales de mi empresa?...

Llevamos ya unos cuantos años conviviendo con las redes sociales y ya se han convertido en una parte importante de las relaciones entre personas. Se podría decir que el juego sigue siendo el mismo, pero las reglas están cambiando… si no lo han hecho ya. El auge de redes sociales como Facebook y Twitter, no sólo ha influido en las interacciones con amigos o conocidos; también se han convertido en una parte fundamental de la comunicación de las empresas con sus posibles clientes. La publicidad, la promoción; en definitiva, la comunicación empresarial ha cambiado de forma radical. ¿Cómo han cambiado las redes sociales la comunicación empresarial? La clave es la conversación. Las empresas ya no pueden lanzar sus mensajes esperando que calen en la mente de los consumidores. Éstos no son sólo cifras; son personas que quieren saber, preguntar, opinar… y las empresas han de gestionar esta “nueva” forma de hacer las cosas. También ha tomado importancia el concepto de la colaboración. Ayudar a los usuarios a elegir la solución que mejor se adapta a sus necesidades y generar contenidos de interés para los clientes más allá de la propia venta son cuestiones que cobran cada día más importancia. Del mismo modo, plataformas como Facebook, Twitter, Pinterest, Google Plus o Instagram permiten difundir las actividades de la empresa, actualizaciones...